La monitorización ecológica o ambiental es un método sistemático para recopilar información sobre los recursos naturales de la Tierra en respuesta a la creciente preocupación pública y política sobre los problemas ambientales.

Poco a poco, la monitorización ecológica se ha convertido en una disciplina estrechamente vinculada a la gestión. Su utilidad fundamental radica en descubrir patrones de funcionamiento ecológico, pronosticar el futuro y orientar la toma de decisiones.

Algunos beneficios del monitoreo ecológico son:

  • Determinar si un factor está afectando a uno o más recursos.

  • Comprender cómo cambia una variable (predicción).

  • Definir rangos de variación aceptables (tolerancia).

  • Detectar prematuramente cambios no deseados (alerta temprana).

  • Decidir cuándo intervenir o modificar la gestión emprendida.

  • Evaluar y contrastar la eficiencia de las prácticas de gestión.

Los miembros de BIOMA participan activamente en varias redes y programas de monitorización, enfocándose particularmente en los impactos biológicos. Para ello, utilizan un conjunto de técnicas y metodologías de muestreo que generan grandes volúmenes de datos que constituyen los pilares en los que se basan las otras áreas de investigación.

PARTICIPACIÓN CIUDADANA
¿Nos encontramos ante la sexta extinción masiva de especies?
Contestamos a esta y a otras muchas preguntas. Dinos aquello que te inquiete o que tengas curiosidad y te lo resolvemos.
   
  • © Universidad de Navarra Campus Universitario.
  • 31009 Pamplona (España).
  • Tel. +34 948 42 56 00.
  • GPS: 42°-48'-4" N y 1°-39'-38" W