Proyectos y publicacionesIMPACTOS ANTROPOGÉNICOS

Recuperación de suelos degradados

De acuerdo con la World Reference Base for Soil Resources, un tecnosol es aquel suelo caracterizado por la presencia de más de un 30% de artefactos (objetos reconocibles en el perfil edáfico elaborados o extraídos de la tierra por el hombre), o que está sellado por material duro de naturaleza más o menos tecnológica (creado por las actividades humanas, con propiedades diferentes a las rocas naturales).

En los últimos años se han desarrollado numerosas iniciativas para utilizar los tecnosoles como sustitutivos de suelos naturales, degradados o contaminados por la acción del hombre, promoviendo así la valorización de los residuos que los conforman.

Este es el caso del proyecto desarrollado por los investigadores de BIOMA en colaboración con la empresa Magnesitas de Navarra (MAGNA), consistente en el desarrollo de un tecnosol basado en subproductos de la empresa con el fin de recuperar los suelos degradados de la zona y también las partes de la cantera que ha sido trabajada.

Macrodatos y Biodiversidad

Las principal innovación de este nuevo suelo artificial es que no se trata de un mero soporte para las plantas, sino que incorpora tres factores fundamentales que incrementan su eficacia:

  • Humus natural: que mejora la textura del suelo y la movilización de nutrientes asimilables para las plantas.

  • Microbiota anaerobia: beneficiosa para la creación de la rizosfera por la planta.

  • Fertilizante de liberación controlada por la actividad rizosférica: uso de subproductos ricos en fósforo procedentes de la purificación de aguas y residuos de la empresa.

Macrodatos y Biodiversidad

Los resultados de estas investigaciones, que serán protegidos por MAGNA, constituyen un avance significativo en la mejora de la calidad y eficiencia de los tecnosuelos y constituyen un claro ejemplo de economía circular, con el consiguiente beneficio para el medioambiente.

Macrodatos y Biodiversidad